Presentación

Vivimos en una sociedad donde los límites del conocimiento, y especialmente en el mundo de las artes y de la cultura, parecen ver desdibujados y relativizados, y hoy más que nunca. El arte (y nada que tenga que ver con él), ya no se rige por una estética clara, y los teóricos hablan de cultura visual para encuadrar más allá de lo que antes era un paisaje del arte con un marco estable. Con todo ello, el diseño, el arte, y la tecnología no dejan de evolucionar hacia un terreno interdisciplinario, lejos de las limitaciones y los campos conocidos y predefinidos. Poco a poco, el arte evoluciona hacia campos inexplorados mezclando y aprovechando las corrientes de diferentes órdenes, ahora la cuestión es saber a dónde nos lleva toda esta situación la causa principal está en la revolución digital de la nueva sociedad de la información. Con tessiture queremos plantear y definir uno de los posibles rumbos.

Ante esta situación y la escala de acontecimientos de orden económico y bélico que rigen el mundo, queremos alertar contra posicionamientos y enfoques cada vez más desprovistos de norte ni dirección ética. El arte y el diseño están perdiendo en muchos casos el sentido y la relación con la realidad y viven inmersos en micromundos cerrados, en deuda con los intereses comerciales. No se trata aquí de jugar a reformular nada, ni de reinventar el arte o de redefinir (fuerza tinta se ha vertido ya), se trata simplemente de escoger un camino, posicionarse y manifestar nuestra voluntad de transformación. Abogamos por un arte y una cultura comprometidos con la realidad y capaz de ser transformadora, en parte el arte debe ser un constructor de paisajes de futuro, involucrado en los fenómenos del público y el privado como dos esferas que se interrelacionan continuamente y en las que conviene trabajar. Nos manifestamos a favor de un arte políticamente implicado y crítico contra el pensamiento único de los que ejercen el poder hegemónico desde cualquier parte. Queremos un arte que experimente para plantear nuevas formas de vida, sin pasar por el filtro y las servidumbres del industrial, aunque apostamos por un arte integrado con el diseño y que no renuncia a los avances tecnológicos de la actualidad. Buscamos un arte que subvierte los valores, dirigido a la sociedad y no a los críticos o los entendidos, un arte basado en valores culturales pero también realizado desde los valores sociales con los que nos identificamos: solidaridad, ecología, sostenibilidad, multiculturalidad ...

Antes que artistas somos personas, antes que consumidores somos creadores, antes que demasiado somos individuos, antes de que peonzas de las modas queremos ser investigadores de modelos de vida coherentes y sostenibles, provistos de un sentido ... porque aunque el mundo es un mercado, no todo está en venta.

Nuestra intención es abordar proyectos alternativos desde una filosofía de la vida y el progreso que no pasa por el éxito comercial, sino por un éxito basado en los valores personales, sociales y culturales que defendemos. Queremos replantearnos nuestros modelos de vida y de hábitat más allá de los problemas especulativos actuales, y nuestra intención es llegar a la opinión pública, concienciar de ello. Somos activistas simplemente porque somos activos y pensamos sobre lo que hacemos y buscamos.

El arte es desarrollo cultural y no tiene precio, como el diseño, la arquitectura, la ciencia y la información.